Gestión de conocimiento de Nonaka & Takeuchi

Nonaka y Takeuchi (1995) identifican dos dimensiones del conocimiento tácito: una técnica y otra cognoscitiva. La dimensión técnica incluye las habilidades no formales que suelen denominarse know-how(saber cómo hacer un trabajo o una tarea).

La dimensión cognoscitiva del conocimiento tácito incluye los esquemas, modelos mentales, creencias y representaciones que configuran la visión de la realidad, la actual y la futura. Aunque no resulten fáciles de enunciar estos modelos implícitos controlan la forma en que se percibe el mundo.

El modelo de Nonaka y Takeuchi (1995) representa una referencia central en la gestión del conocimiento, siendo  el modelo más repetido a lo largo de la bibliografía existente sobre la materia. Este modelo pretende describir cómo una organización crea conocimiento y a pesar de su simplicidad, está basado en la generación del conocimiento como un proceso individual. Por tanto, aquello que podemos entender por el proceso de conocimiento organizativo es la extensión al resto de la organización del conocimiento creado por los individuos, cristalizándolo además como parte del conocimiento organizativo.

En primer lugar, cabe distinguir entre el entorno donde el conocimiento se produce (individual, grupal, organizativo o interorganizativo) y la forma en que el conocimiento se transforma de tácito a explícito y a la inversa. En este modelo, por lo tanto, las interacciones existentes entre conocimiento tácito y explícito suponen la referencia central en el aprendizaje organizativo y en la emergencia de la innovación (mediante la transformación de conocimiento individual en organizativo).

“El conocimiento tácito de los individuos es la base de la creación de conocimiento organizacional” dicen Nonaka y Takeuchi (1995), a su vez, la importancia asignada al conocimiento tácito trae algunas consecuencias importantes para cambiar la perspectiva desde la que habitualmente se visualizaron los procesos de cambio en la organización. En primer lugar, el cambio empieza a considerarse de una forma completamente distinta. No se trata solo de unificar el conocimiento explícito, como suele hacerse desde cierta práctica, se basa en acciones por lo general individuales y descontextualizadas del mundo de la práctica.

Referencias Bibliográficas

Nonaka, I. y Takehuchi, H. (1995). The Knowledge-Creating Company: How Japanese companies create the dynamics of innovation. Oxford: Oxford University Press.


Antrop. Richard Romero

www.romerorichard.com.ve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: